Productividad y colesterol

¿Es la productividad la única salida? Para responder a esta pregunta podemos acudir a la respuesta dada por Paul Krugman, premio Nobel de Economía, cuando dice “La productividad no lo es todo, pero a largo plazo es casi todo”. Y esto es así porque la mejora del nivel de vida depende de la cantidad que cada trabajador es capaz de producir. Cuanto más seamos capaces de producir por hora de trabajo más ricos seremos.

Pero productividad hay buena o mala, como el colesterol. Los neoliberales, entre los que se encuentra el actual gobierno de Rajoy, intentan conseguir la productividad bajando los salarios, las condiciones laborales y la presión impositiva a la empresas. Es una política económica orientada a la potenciación de los beneficios a corto plazo y nada más. Con esta orientación se consigue niveles crecientes de desigualdad y una actividad económica estancada  que se retroalimenta. Los tímidos crecimientos económicos que se consiguen vía exportaciones, la demanda interna está deprimida e insegura, no genera empleo y sólo es capaz de mantenerse en el tiempo persistiendo en la bajada de salarios, condiciones laborales e impuestos a las empresas. Esta productividad es mala, no sólo para los trabajadores, sino desde el punto de vista del interés general.

Otra manera de aumentar la productividad es, entre otras alternativas, aumentando la inversión en I+D+i y en educación. En este caso hablamos de la productividad buena. ¿Cómo está España en este sentido? Los datos hablan por sí sólos como podemos ver en los gráficos siguientes:

I+D+i EspañaI+D+I internacionalFuente: Informe COTEC 2013

De los datos podemos deducir que el vaso estaba medio lleno cuando estalló la crisis. España había venido haciendo los deberes y desde el año 2000 a 2008 el crecimiento de inversión en I+D+i había sido constante. Sin embargo, nuestra posición en el entorno internacional no ha alcanzado un nivel suficiente. Y a partir de 2008 la situación relativa empeora porque empieza el declinar.

Los anuncios del Gobierno en Educación son también conocidos: recortes a ultranza en todos los niveles educativos. En resumen, para que nuestro cuerpo vaya bien tenemos que reducir el colesterol malo y aumentar el bueno. En nuestra economía ocurre igual, tenemos que aumentar la productividad buena y reducir la mala. Pero esto iría en contra de la política económica que viene aplicando el gobierno de Rajoy.

 

Deja un comentario